Los sufridos jumillanos cancelan la deuda del Ayuntamiento gracias a su esfuerzo con los impuestos.

el . Publicado en Jumilla

En estos días el equipo de gobierno del PSOE va a dar la noticia de que se va a cancelar la deuda del Excelentísimo Ayuntamiento de Jumilla con los bancos. Algo más de 3 millones de euros, concretamente 4.100 euros de intereses y 3.330.000 es lo que ponen en las partidas para esa cancelación.


La percepción de Izquierda Unida-Verdes es que el PSOE quiere apuntarse ese hecho como una “victoria particular” o como un logro de su mandato cuando lo honesto sería explicar a los jumillanos que su esfuerzo como ciudadanos es lo que ha hecho que el Ayuntamiento tenga dinero para esa cancelación.
Desde el inicio de la crisis los impuestos han cambiado y mucho, para disgusto de los jumillanos, en nuestro pueblo se puede fijar 2007 como el año en que comenzaron a flaquear los ingresos que el ayuntamiento tenía por las licencias de obras. En ese momento se pagaban 2.000.000 de euros de IBI rústico y urbano. En este año 2018 el IBI, o la contribución como es llamada popularmente, de todos los tipos asciende a 7.155.000 euros. Este extraordinario aumento compensa más de que de sobra lo que antes se ingresaba por la actividad del sector de la construcción. Tanto es así que es la subida de este impuesto la que hace que el ayuntamiento haya acumulado dinero para esa cancelación de la deuda.
Izquierda Unida-Verdes ha sido siempre responsable con el tema de impuestos y no ha hecho demagogia, pero esa actitud ha sido traicionada por el PSOE en esta legislatura porque no se ha solicitado una revisión de los valores catastrales que habría permitido que se pagase con mayor justicia, puesto que hoy hay muchos barrios en los que el valor de las viviendas es menos del doble del valor catastral (por ley no debería ser así).
Las decisiones sobre la economía del Ayuntamiento están muy condicionadas por la ley de estabilidad presupuestaria pero el equipo de gobierno no ha utilizado todos los recursos para que se paguen menos impuestos y sobre todo para que se paguen de forma más justa.
El PP es también responsable de esta situación de intervención total puesto que la cuantía por la que asumieron el préstamo de pago a proveedores fue mucho mayor de la necesaria, no negociaron con ningún proveedor para evitar la gran losa que supuso ese préstamo y tampoco bajaron los impuestos municipales.
El PP es también culpable esta legislatura de la asfixia de los jumillanos puesto que desde la Comunidad Autónoma está recortando los ingresos que debía transferir al Ayuntamiento. Los dos ejemplos más notorios son el plan de seguridad ciudadana que en 2006 fijaba lo que Murcia aportaba para los 20 policías de las patrullas de seguridad ciudadana (aportan 300.000 euros menos al año), y el POS que desde que comenzó la crisis lleva un retraso de 5.000.000 de euros que podrían estar invertidos en calles y servicios de Jumilla.
En definitiva, ya que los ciudadanos de Jumilla son los “paganos” de las finanzas, que sean y seamos conscientes de que la deuda la pagamos nosotros y muy poquito tienen que ver los dos partidos que son responsables de esta situación.
En los gráficos se puede ver de forma sencilla cómo los ingresos relacionados con la construcción tuvieron una etapa ascendente muy marcada y luego un desplome muy acusado. El IBI sin embargo desde la revisión de valores en 2006 y debido al altísimo valor de las viviendas en 2005 que se tomó como referencia, ha subido extraordinariamente aparte de las dos revisiones en 2011 y 2016 que se hicieron por el Ayuntamiento primero y por el Ministerio de Hacienda después.

 

 

 

En el segundo gráfico se puede ver una composición ilustrativa sin que sea algo que se pueda precisar total y absolutamente, pero de una gran representatividad, de cómo han ido evolucionando de forma paralela los principales impuestos pagados por los jumillanos y la cuantía de los gastos anuales (estos últimos son mayores por los ingresos que vienen del estado y de Murcia, se necesitan por tanto dos ejes de referencia para comparar adecuadamente). Se aprecia con claridad como los impuestos han ido superando y subiendo más que los gastos por lo que el Ayuntamiento dispone de dinero con el que va a cancelar la deuda pero no ha solicitado una revisión de valores para pagar el IBI con justicia, ni ha usado todas sus posibilidades para ajustar ese impuesto.

 

 

¡Compártelo!

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInenviar a meneame
Añade tus comentarios
  • No se encuentran comentarios